Rendirse al Desamor

No, nunca me rendí,
la realidad, no tuve motivos para quedarme.



Compártelo en:    Facebook Twitter Google+

Compartido a las
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)